TADEUS ZIMM. LA HISTORIA


Como un facebook congelado en el tiempo



textos, imágenes, viejas tarjetas postales


Tadeus Zimm recorrió anticuarios y brocantes... Estaba convencido de que tenía que haber más tarjetas como aquéllas.... y acabó por encontrarlas


Eran de otras personas. Eran nuevas historias y a veces nuevos lugares. Pero todas eran la historia de un camino.


Tal como había adivinado, esos desconocidos de Brujas no habían sido los únicos que se habían embarcado en aquella aventura.


Las tarjetas le revelaron que hace más de un siglo cientos de desconocidos habían compartido unos mismos caminos y una misma inquietud en busca del alma de los sitios. Y luego habían utilizado unas tarjetas postales para compartir sus experiencias.


¡Fascinante! Un facebook de hace más de cien años, congelado en el tiempo. En aquella época las tarjetas postales eran una invención muy reciente y aquélla era tal vez la primera vez que se utilizaban de esa manera.


Una "guía secreta"

Algunas tarjetas hablaban a las claras del viaje y comentaban experiencias e información sobre el lugar que aparecía en la imagen. Otras en cambio eran más enigmáticas. Cuando se veían en conjunto mostraban a las claras una ruta, pero vistas por separado no eran más que una colección de tarjetas postales con textos aparentemente anodinos, como si hubieran querido enmascarar su verdadero objetivo. Otras, finalmente, no tenían ningún texto. Se veía que habían viajado dentro de un sobre... y eran las más intrigantes... como un "toque" cuyo significado sólo podía ser descifrado por las personas que las habían intercambiado...

Desde hace más de un siglo, el recuerdo de toda aquella aventura había quedado ahí... Como una especie de guía secreta, oculta y a la vez a la vista. Preparada para que alguien, en algún momento, gracias al azar -o al destino- entendiera el juego y pudiera volver a revivir esas rutas y esas experiencias. Aquellas tarjetas eran pura magia. 



Viejas tarjetas Tadeus Zimm


Tadeus Zimm recorrió aquellas nuevas rutas y se dejó enredar en sus historias...  


En sus manos tenía un verdadero "mapa del tesoro"... Y en sus manos estaba también la responsabilidad de que ese mundo perviviese o desapareciese para siempre.



Gante, las tres torres en una vieja tarjeta postal



Fue así como empezó a escribir su cuaderno de viaje; basado en las historias que le habían transmitido las tarjetas, pero contando su propia experiencia en el camino. Aquellas páginas iban a ser sus propias “tarjetas postales”.



Compártelo
logo facebook