El blog. La historia de los viernes


Aprende a mirar con otros ojos... y descubre el alma de los sitios

Al museo en bici

publicado a la‎(s)‎ 17 nov. 2017 8:46 por Tadeus Zimm



Ésta es la entrada principal al Rijkmuseum. Es el principal museo de Amsterdam. Y tiene la peculiaridad de que se puede atravesar en bicicleta... Es más, ésta fue una condición absolutamente innegociable en las obras de restauración que se han hecho a lo largo de los últimos años. Hasta el punto de que esta exigencia obligó a parar durante meses las obras.

Finalmente se encontró la forma de arreglarlo y, tal como se ve en la imagen, la entrada principal al museo la forman cuatro calzadas: las dos centrales para bicicletas y las dos de los extremos para peatones. Desde esas calzadas se accede a las taquillas y demás servicios del museo. Y por supuesto, se sale de nuevo hacia el exterior por el otro extremo, una vez atravesado el museo de lado a lado.

Y es que la bicicleta es la verdadera reina de Amsterdam. No importan la lluvia ni el frío. Y eso que aquí suelen ser importantes. En la ciudad hay más bicicletas que habitantes y, sin lugar a dudas, el automóvil juega un papel absolutamente secundario. No es que haya carriles-bici, es que la ciudad está hecha para que ellas -y por supuesto, los tranvías- sean los vehículos naturales para ir de un lugar a otro.

Es la curiosa realidad de uno de los países más avanzados y ricos de Europa...



La iglesia de Ana Frank

publicado a la‎(s)‎ 10 nov. 2017 6:07 por Tadeus Zimm



Se llama Westerkerk y está en Amsterdam. Justo al lado del canal Prinsengracht (el canal de los Príncipes). En su tiempo fue la iglesia protestante más grande del mundo y en ella fue enterrado Rembrandt, en una fosa común, tras morir en la miseria. 

Pero si hoy nos acordamos de ella es porque también fue "la iglesia de Ana Frank". Está muy cerca de la casa en la que vivió la angustiosa experiencia que narró en su diario. Y según contó en él, en los años que vivió escondida en la casa, ese campanario era la única porción del mundo exterior que alcanzaba a ver desde el ático. Y el sonido de sus campanas se convirtió en un pequeño consuelo en su vida de miedo y reclusión.

Hoy, esas campanas siguen repicando.



Amsterdam, sin filtros

publicado a la‎(s)‎ 3 nov. 2017 3:54 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 3 nov. 2017 4:23 ]



Amsterdam es una ciudad a la que le sientan muy bien los colores vivos. Y con frecuencia le gusta regodearse en ellos. Pero también es una ciudad cercana al Mar del Norte que a menudo comienza el día sumida en la neblina. No es tanto una niebla cerrada, sino un ligerísimo velo que lo llena todo, que apaga los colores y convierte la ciudad en una sinfonía de ocres y grises, sobre todo en los cortos días del otoño y el invierno.

Cuando sales a la calle uno de esos días y haces una foto, inmediatamente sientes la tentación de aplicarle un filtro, potenciar los colores, darle vida... Pero cuando lo haces, el resultado que te sale es todo lo contrario. Lo que la imagen gana en espectáculo lo pierde en verdad. 

Y es que lo que realmente hace bella la imagen original no es tanto la vista, sino el sentimiento que genera. Esa sensación de melancolía, de meterte las manos en los bolsillos del abrigo y caminar junto a los canales, con la punta de la nariz fría. Es... la vida misma, que no entiende de filtros ni de poses estupendas para las redes sociales. La vida misma, con sus maravillosos momentos.




Bruselas. Receta de magia para una mañana de otoño

publicado a la‎(s)‎ 27 oct. 2017 6:16 por Tadeus Zimm



INGREDIENTES: Un parque en plena ciudad, un pequeño lago, un tronco seco, un rayo de sol perezoso entre la neblina, una vegetación cuidadosamente desaliñada... y un pato...

Deja que los ingredientes se coloquen como buenamente estimen oportuno, busca el encuadre adecuado y colócate justo delante. Una vez ahí, siente que estás lejos... muy lejos, inventa una historia... o no... Y disfruta del momento. 

Tal vez te des cuenta de que la magia está mucho más cerca de lo que nos empeñamos en pensar...



Los velos del otoño en Brujas

publicado a la‎(s)‎ 20 oct. 2017 6:58 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 20 oct. 2017 7:04 ]



Los árboles de los canales de Brujas tienen algo muy especial en otoño. Y es su capacidad de convertirse en velos. No es que tapen las vistas, es que llenan de matices los rincones... 

Así ocurre en el lago pequeño del Minnewater, un auténtico paraíso de color, de luces, sombras y transparencias. Los edificios tan bien conocidos aparecen más sugerentes cuando juegas a buscarlos entre las ramas de una tarde de otoño. Las hojas parecen como si tuvieran luz propia, iluminadas desde no se sabe muy bien dónde, como si un sol caprichoso jugase a seleccionar sus objetivos con precisión de bisturí.

La torre de la catedral, la puerta entreabierta del beaterio, los cisnes, los eternos reflejos del agua... Entre las hojas y bajo las ramas la vida sigue... Como siempre... o tal vez como nunca antes lo habías visto.

Y es que los lugares verdaderamente mágicos son aquellos que nunca dejan de sorprenderte, que se saben reinventar a cada instante.



Gruyère, de cuento... y sin agujeros...

publicado a la‎(s)‎ 13 oct. 2017 3:45 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 13 oct. 2017 4:08 ]



Gruyère -o Gruyeres, que es su verdadero nombre- es un lugar de esos que no se olvidan nunca. Su paisaje es espectacular... casi imposible de puro perfecto, en pleno corazón de los Alpes suizos, a la vez dominador y dominado. Y además huele a queso... y esto es literal... Porque es la patria de uno de los quesos más famosos del mundo. El queso de gruyer.

Gruyeres es uno de esos lugares que te atrapa. Cuando llegas no puedes evitar la sensación de haber sido hábilmente seducido... Tal vez nunca programes acabar aquí. Tal vez simplemente vayas por la autopista desde Ginebra a Berna y veas una salida con su nombre. Tal vez digas, vamos bien de tiempo; vamos a tomarla para ver el pueblo desde lejos... Pero amigo -te avisamos- ahí ya no tienes escapatoria... No podrás parar hasta estar dentro de sus murallas.

Decir que es un lugar de cuento es casi superfluo... 

El pueblo, por dentro, es tan pintoresco como por fuera, y está lleno de queserías y cafés donde puedes encontrar su queso y acompañarlo con un vino o con una cerveza con cuerpo. Sin prisas...

Un queso grande, compacto... y sin agujeros... Porque el queso de gruyer, el suizo, a pesar de lo que se piensa, no tiene agujeros. Nunca!!!

Sí los tiene el que hacen en un pueblo vecino, también con sabor a queso, Emmental... Incluso los tiene una variedad que se hace en la vecina Francia... Pero el queso de gruyer hecho en Gruyeres y con denominación de origen, simplemente no.

Otra de esas leyendas urbanas... ¿o tal vez alpinas...?



Movistar




Gante. Los espléndidos 800 años del Castillo de los Condes de Flandes

publicado a la‎(s)‎ 29 sept. 2017 7:06 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 29 sept. 2017 7:42 ]




El Castillo de los Condes de Flandes está en pleno centro de Gante...aunque por sus aires guerreros uno podría imaginárselo en medio de los bosques protegiendo un rocoso e intrincado territorio.

Es una contradicción que curiosamente ha estado siempre en el alma de este castillo. 

Desde sus inicios tuvo alma urbana, dominando el puerto de Gante... para mantener todo en orden... Sin embargo sus orígenes habían bebido muy lejos de ahí. Nada menos que en los campos de batalla de Las Cruzadas. 

Su "padre" fue Felipe de Alsacia, conde de Flandes, que en el año 1180 ordenó levantar justo aquí una fortaleza que debería seguir los planos de las que había admirado en  Tierra Santa... Felipe de Alsacia participó en dos Cruzadas... y de hecho murió en la segunda de ellas.


Esplendor y decadencia

Con ese aire de castillo de Las Cruzadas en el mismo corazón de una próspera ciudad flamenca, fue un gran castillo feudal en una época en la que el feudalismo vivió su esplendor... y el principio de su decadencia en estas tierras.

Ese carácter rudo y guerrero que había inspirado su nacimiento hizo que apenas 200 años después el castillo se hiciera viejo e incómodo, y los condes decidieron trasladarse al más lujoso Prinsenhof o Corte de los Príncipes, en una de cuyas letrinas nacería en el año 1500 el emperador Carlos V... pero esa es ya otra historia...

El viejo castillo había sido temido y odiado a partes iguales, pero acabó por venderse a un empresario que lo convirtió en una industria hilandera. Los nobles dejaron paso a los obreros en sus habitaciones... Con el tiempo ese negocio también se hizo viejo y el castillo fue abandonado. Fue el momento más delicado de su historia...


Un cierto sabor tan "sin tiempo"....

Sin embargo esos muros y esas almenas tenían algo de romántico... Y fue eso, el cariño que despertaba, lo que acabó por salvarle la vida. ¡La última de sus inevitables paradojas...!

En el siglo XX fue restaurado con cuidado. Hoy su interior conserva algunas piezas de museo, pero sobre todo conserva esas piedras, esos espacios... y ese sabor tan "sin tiempo" que le hacen vivir una segunda y esplendorosa juventud... a sus 800 años...






Cuando el otoño llega a Brujas...

publicado a la‎(s)‎ 22 sept. 2017 3:29 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 22 sept. 2017 3:34 ]





Esta semana ha llegado el otoño a Brujas. Sin lugar a dudas, la mejor de sus estaciones.

Esta ciudad tiene un punto de nostalgia al que le sientan muy bien estos meses... Pronto, los árboles, los paseos y el agua de sus canales se van a llenar de hojas. Amarillas, rojas, de todos los tonos posibles de ocre... Y la ciudad va a latir de otro modo... casi como si fuera un ser vivo.

Una experiencia para la vista -por supuesto- ... pero también para el oído... Porque los ecos también suenan distinto en otoño. 


LOS ECOS DE BRUJAS...

Hemos hablado muchas veces de los ecos en Brujas... Son una de sus maravillas, y sin embargo miles de turistas abandonan la ciudad sin haber sido conscientes de que los han acompañado durante su viaje... Tal vez sea porque en sus guías no se habla de ellos... ¿Qué ver? ¿Qué hacer? ¿Dónde comer? ... No les dicen ¿Qué escuchar?... ni por supuesto ¿Cómo escuchar?...

Y es que en Brujas, como en tantos otros lugares, hay que saber parar, saber cuándo es momento de dejar a un lado las guías, cerrar los ojos y abrir los oídos... Algo -es cierto- a lo que los habitantes de las ciudades no solemos estar demasiado acostumbrados...

Pasos, cascos de caballo, bicicletas, campanas lejanas... incluso el motor de un coche que se aleja llega a sonar diferente...

En la imagen, el Peerdenburg, uno de los dos puentes más antiguos de la ciudad, sobre el Groenerei, el Muelle Verde. Un buen lugar donde aprender a cerrar los ojos y abrir los oídos...

Ya nos contarás tu experiencia... Aquí o al lado de casa...



HOLANDA (4). Cuando los puertos están bajo el mar...

publicado a la‎(s)‎ 14 sept. 2017 13:22 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 16 sept. 2017 2:56 ]



Mira la imagen. Las aguas del puerto que ves están varios metros por debajo del nivel del mar. Sin embargo, aunque el Mar del Norte está justo al lado, esta pequeña ciudad es un sitio apacible y seguro. Es Vlissingen, en el sur de Holanda.

El "milagro" que lo hace posible lo tienes justo delante, en el primer término de la imagen. En el césped y en la mujer de bronce... Ambos forman parte de un dique que separa el puerto de Vlissingen del Mar del Norte y lo protege totalmente. 


ASÍ ES EN REALIDAD

La segunda foto te muestra cómo es ese mismo lugar si miras hacia el otro lado, hacia el lado al que mira la mujer de bronce. Ahí puedes ver el mar al pie del dique.

Lo que ocurre es que en Holanda el mar no se ve como una amenaza, sino como parte de la propia vida. No en vano más de la mitad del país está por debajo del nivel del mar...

Por eso los diques no son simplemente barreras. Tienen formas suaves y a veces, como en este caso, están recubiertos de praderas de hierba y caminos que acaban por convertirlos en paseos realmente bellos.


La mujer no mira amenazante al mar... Está ahí, disfrutando de su presencia...


EL "TRUCO"

Por cierto, si tienes curiosidad sobre cómo pueden entrar y salir los barcos de un puerto que está por debajo del nivel del mar, te contaremos que el truco es simple: un pequeño compartimento con dos esclusas hace de "ascensor" para hacer subir y bajar los barcos entre el mar y el puerto. 

Cuando un barco entra en él desde el puerto, se cierra la exclusa que hace de puerta y se abre la que da al mar que deja pasar el agua elevando el nivel del compartimento. Una vez que llega arriba, se abre esa compuerta y el barco sale al mar. Para entrar, lógicamente, el proceso contrario. Se cierra la compuerta del mar y se abre la del puerto haciendo que el compartimento se vacíe haciendo descender el barco.


www.movistarlikes.es



Holanda (3). Esos rincones que ni siquiera sabes que existen...

publicado a la‎(s)‎ 8 sept. 2017 9:53 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 8 sept. 2017 10:11 ]




Están ahí. A un paso. Pero vas a pasar de largo sin saber ni siquiera que existen. Son esos lugares que viven junto a los grandes destinos turísticos pero a los que por alguna extraña razón casi nunca acaban por llegar los visitantes. 

Lo que ves en la foto es Dordrecht, en Holanda. Está a apenas 20 kilómetros de Rotterdam. Si vas en coche desde Amberes a Rotterdam o a Amsterdam vas a pasar justo al lado. Pero seguro que no vas a tomar la desviación que verás en la autopista...

Dordrecht es un pueblo de agua, ahí donde el Rin y el Mosa se abren en multitud de pequeños brazos que se unen, se separan, se retuercen... El agua casi rodea el pueblo... y también los atraviesa por su centro.

Aquí, como en otros muchos lugares de Holanda, puedes notar esa extraña sensación de que el tiempo se demora, se enreda... entre las nubes, los árboles, las cúpulas. Ahí, al fondo, bajo ese árbol una terraza te invita a sentarte a ver pasar el tiempo... o a ver cómo el tiempo no pasa...

Dordrecht tiene ese punto nostálgico que tan bien le sienta al otoño... 

Cada año, cientos de miles de turistas pasan a pocos kilómetros... pero prácticamente todos van a volver a sus casas sin saber que ahí, apenas a un paso, hubo un lugar en el que hubiera merecido dedicar un momento de su vida.

Tal vez haya que empezar a aprender a viajar de otro modo...


www.movistarlikes.es


1-10 of 268