blog‎ > ‎

LA HISTORIA DE LOS VIERNES. Y hace 300 años, San Nicolás se convirtió en Santa Claus

publicado a la‎(s)‎ 11 dic. 2014 23:54 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 12 dic. 2014 11:04 ]

Así era Santa Claus antes de ser Santa Claus. Se llamaba San Nicolás, y cada Navidad entregaba regalos a los niños en Bélgica y en Holanda. Pero hace 300 años, un viaje en barco iba a poner todo patas arriba. 



Por aquello de empezar por el principio, convendría decir que San Nicolás fue un personaje real, que vivió hace casi 1700 años en lo que hoy es Turquía.  

Durante siglos fue muy venerado como protector de marinos y comerciantes, y en la Edad Media amplió su "currículum" también como protector de los niños. Y así, acabó por convertirse en tradición aprovechar su día, el 6 de diciembre, para entregar regalos a los más pequeños. 

En los antiguos Países Bajos, tierra de comerciantes y marinos, San Nicolás tuvo unos parroquianos especialmente fieles. Hasta tal punto que, cuando en su Edad de Oro quisieron conquistar las Américas, se lo llevaron con ellos en sus barcos

En América descubrieron la isla de Manhattan, y en ella fundaron la ciudad de Nueva Amsterdam... Y allí continuaron celebrando la fiesta de San Nicolás... o por decir mejor, Sinterklaas, como se dice en holandés. 

Así fue como el venerable anciano de melena y barbas blancas, vestido de rojo... con ropas de obispo... llegó a América. En barco, como un emigrante más...

La celebración arraigó pronto en el Nuevo Mundo. Y cuando los holandeses tuvieron que marcharse y dejar el sitio a los ingleses, Nueva Amsterdam cambió de nombre y se convirtió en Nueva York.... y Sinterklaas... bueno, Sinterklaas se quedó. También cambió de nombre y acabó por convertirse en Santa Claus...

Luego poco a poco el venerable anciano se fue "olvidando" de sus orígenes, hasta que llegó Coca Cola a vestirlo con su abrigo y sus pantalones... Pero ésa ya es otra historia... 


San Nicolás, hoy...

Mientras tanto, en Bélgica y Holanda, la tradición de San Nicolás continuó con fuerza y ha llegado totalmente viva hasta hoy. 

Cada año San Nicolás sigue llegando puntual en la noche del 5 al 6 de diciembre para repartir regalos a los niños que han sido buenos durante el año. Justo un mes antes de la fiesta de los Reyes Magos. Como su "alter ego" Santa Claus, lo hace desplazándose por los aires (aquí , con la ayuda de su caballo blanco) y hace llegar los regalos a través de la chimenea (en este caso, ayudado por su paje de raza negra Zwarte PietNegro Pedro). 

Eso sí, siempre, siempre, aquí San Nicolás llega en barco... No desde Turquía... ni siquiera desde América... ni desde el Polo Norte... Tal y como viene sucediendo desde hace siglos, San Nicolás llega desde España... y viene cargado de naranjas... 

Si visitas Holanda o Bélgica a finales de noviembre o primeros de diciembre es fácil que te lo acabes encontrando. Como en la foto de arriba. La imagen está tomada en el Mercado de Navidad de Maastricht, la ciudad holandesa que está junto a las fronteras belga y alemana, pero podría haber sido en cualquier otra...

Aunque si lo que quieres es estar en contacto con el San Nicolás original, puedes pasarte por alguna de las iglesias que tiene dedicadas, como la de Gante, donde podrás verlo en cuadros y esculturas, e incluso podrás respirar un poco de la magia de la Navidad en la sorprendente decoración de la nave recién restaurada. Y allí, además, tal vez puedas conocer algunas de las historias que se le atribuyen, como la de aquellas tres hermanas pobres que habían dejado sus medias a secar durante la noche colgadas junto a la chimenea y a la mañana siguiente se las encontraron con monedas de oro que el propio Nicolás había dejado ahí tras entrar por la chimenea... ¿Te resulta familiar?... Leyendas de San Nicolás...


La Guía de Gante. 03. El mercado del grano... y el propio San Nicolás