LA GUÍA DE GANTE. 15


Felipe de Alsacia, el rey Arturo
y la búsqueda del Santo Grial



Los patios y las galerías del castillo respiran otros ecos legendarios que nos hablan del rey Arturo, del caballero Parsifal y de la búsqueda del Santo Grial. 

Y es que ese gran mito se creó al mismo tiempo que se construían estas paredes.









Todo ese mundo nació también de la mano de Felipe de Alsacia. Porque Felipe no sólo trajo de Tierra Santa el modelo para el castillo que iba a levantar en Gante. También trajo una historia que le había cautivado. Estaba en un misterioso manuscrito
y se la entregó al escritor que trabajaba en la corte para que le diese forma.

Este escritor se llamaba Chrétien de Troyes y acabaría pasando a la Historia como uno de los más importantes escritores medievales y el primer novelista de la literatura francesa.


El caso es que estamos en 1180 y justo al mismo tiempo que se colocaban las primeras piedras del castillo, Chrétien comenzaba a escribir los primeros versos de una obra que tituló Perceval o el Cuento del Grial. Patios y pasillos avanzaban al mismo ritmo que los versos de la historia. 

El castillo se terminó unos años después, pero la obra no lo haría nunca. Felipe de Alsacia moría en Palestina y casi al mismo tiempo lo hacía también Chrétien de Troyes. Había escrito más de 9.000 versos pero dejó la obra sin terminar. En ese momento comenzó el mito.


El cuento del Grial

Tal vez no fue consciente de ello pero había creado un personaje de leyenda (el caballero Perceval -o también conocido como Parsifal) y uno de los mitos más vivos y fascinantes de la cultura occidental: la búsqueda del Santo Grial.

La historia transcurre en la corte del Rey Arturo y sus caballeros de la mesa redonda. El joven Perceval había nacido en los bosques pero quería ser caballero. 

Consigue que le acepten como aprendiz junto a varios de ellos y poco a poco va forjando una fuerte personalidad. 

Es una historia de aprendizaje, la historia del joven que va pasando por penalidades para forjarse como hombre.



El castillo del Rey Pescador


En una ocasión, su viaje iniciático le lleva al castillo del Rey Pescador, que se encontraba muy enfermo. Allí, en aquel castillo junto al río asiste a una extraña procesión: unos sirvientes llevan una lanza de la que sale una gota de sangre, una bandeja y un grial adornado de piedras preciosas.

El grial parece que tiene propiedades milagrosas. Contiene un extraño alimento que mantiene vivo al rey.

Perceval queda muy intrigado pero no se atreve a preguntar. Aunque ha progresado mucho como caballero, todavía tiene muchas dudas sobre cuándo es conveniente hablar y cuando es mejor callar. 

Al día siguiente decide salir de dudas pero ya es tarde. Como por arte de magia no parece haber nadie en el castillo y él debe continuar su marcha. Adivina que detrás de lo que vio la noche anterior se oculta un misterio importante. Un misterio que él estuvo en condiciones de haber desvelado pero que su falta de criterio se lo impidió.

La historia quedó sin terminar. Ese misterioso grial y aquel misterioso manuscrito en el que estaba basada la obra avivaron la imaginación de sus contemporáneos hasta tal punto que varios escritores intentaron continuar la historia... pero ninguno tenía las claves que había usado Chrétien.

Y fue así como fue naciendo el mito del Santo Grial.


El misterio del Santo Grial


El Santo Grial se convirtió en el tema central de numerosas obras. Poco a poco se fue desvelando como la copa que Jesús había utilizado en la última cena y que, unos días después también utilizó su tío Juan de Arimatea para recoger unas gotas de su sangre en la cruz.

Esa copa tendría propiedades sobrenaturales y, desde entonces, una hermandad se estaría encargando de custodiarla y de mantener sus secretos. El Rey Pescador de la historia de Chrétien sería el guardián del secreto en aquel tiempo y Perceval
estuvo a punto de tomar el relevo aquella noche. Pero tal vez no era el momento... todavía.


   


En una de las historias que se escribieron, el hechicero Merlín aconsejó al rey Arturo que ordenase a sus caballeros que buscasen el Grial para hacerse con sus poderes. Así fue como comenzó una de las historias que más ha fascinado la imaginación en todo el mundo occidental: la búsqueda del Santo Grial. Desde entonces, esta búsqueda ha llenado miles de páginas y el mito ha llegado totalmente vivo hasta nuestros tiempos.

Incluso se cuenta que cuando Hitler se hizo con el retablo de la Adoración del Cordero Místico (el que has visto en la catedral) lo hizo con el fin de descifrar un mensaje secreto que, según le habían dicho, se encontraba oculto entre el complejo simbolismo de la obra, cuyo centro es, precisamente, el Santo Grial.


Felipe de Alsacia y el misterio de la sangre de Jesús

Lo más fascinante es que el propio Felipe de Asacia tenía una cierta relación con la sangre de Cristo. Si ya has estado en Brujas habrás visto que desde la Edad Media allí se veneran unas gotas de sangre que se suponen que son de Jesús y que fueron traídas en tiempos de las Cruzadas.

La tradición más antigua habla que quien las trajo fue su propio padre, Thierry de Alsacia, que también había participado en las Cruzadas antes que su hijo.

Esta reliquia se conserva hoy día y se sigue venerando en la Basílica de la Santa Sangre de Brujas. De hecho, sobre puerta de la propia basílica hay unas estatuas doradas de ambos, de Thierry y de Felipe, como testimonio de esta fantástica historia.

¿Trajo realmente el padre de Felipe la sangre de Cristo? ¿Trajo con ella el misterioso manuscrito que luego dio a su hijo? ¿Había en él claves para encontrar el Santo Grial? ¿Impidió alguien que Chrétien terminase su obra para preservar el secreto

Todo esto entra en el terreno de la leyenda... y así debe continuar.





Un fantástico final


Leyendas al margen, de lo que no hay ninguna duda es de que en toda esta historia hay cosas que son total y absolutamente ciertas.

Que desde la Edad Media se venera en Brujas una ampolla con gotas de sangre traídas de Oriente en época de las Cruzadas; que Felipe de Alsacia encargó a Chrétien de Troyes la redacción de la historia de Perceval y el Grial, y que desde entonces la búsqueda del Santo Grial ha sido una de las historias que más ha despertado la imaginación en la cultura occidental. 

...y que todo este fantástico universo nació en estas tierras al mismo tiempo que crecía este castillo.

Desde entonces han pasado 800 años, y hoy tienes la enorme fortuna de estar aquí para sentirlo en primera persona. Desde dentro mismo de la historia.

Las pocas luces que quedaban encendidas se van apagando con suavidad mientras el telón baja lentamente. El quinto y último acto acaba de terminar.



Mapa del recorrido









Mapa de Gante 15

La entrada al Castillo

Como ya sabes, la entrada al Castillo de los Condes de Flandes está en la propia plaza Sint-Veerleplein.

Está abierto entre las 10 y las 16 horas (el acceso cierra media hora antes). Cierra los días 24, 25 y 26 de diciembre y 1 de enero.

El precio base es de 8 euros (gratis para los menores de 19 años y descuentos para jóvenes de 19 a 26 años y para mayores de 55).




Compártelo
logo facebook



Descárgate gratis




PUBLICIDAD