blog‎ > ‎

Brujas. En el rincón de Luis Vives

publicado a la‎(s)‎ 11 dic. 2015 10:31 por Tadeus Zimm


Es uno de esos rincones donde puedes sentarte en un banco de piedra a ver pasar el tiempo... o casi mejor, a ver cómo el tiempo no pasa... Está en Brujas, en un espacio donde la ciudad rinde un sencillo homenaje al valenciano Luis Vives, que pasó aquí una parte muy importante de su vida.

Esos canales y esas galerías de madera, en las que casi siempre se puede adivinar una lámpara encendida tras los cristales, tienen la virtud de transportarte casi al instante a aquellos tiempos medievales en los que Brujas era una de las ciudades mas importantes de Europa y los paños de Flandes que aquí se fabricaban eran un auténtico objeto de adoración.

Unos paños que, precisamente, fueron en parte la causa de que Luis Vives llegara a estas tierras. Sus padres, unos comerciantes valencianos, tenían contacto con otros comerciantes de paños en Brujas, y cuando las cosas empezaron a ponerse feas en Valencia por la ascendencia judía de los Vives, el joven Luis encontró aquí una mano amiga.

Cuando murió, Luis Vives fue enterrado con todos los honores en la Catedral de Brujas, en reconocimiento a su labor como humanista. Sin embargo, con los siglos sus restos acabaron por desaparecer. De ello se encargaron los franceses tras su Revolución. Destruyeron la Catedral y todo lo que en ella había. Los restos del gran pintor flamenco Van Eyck sufrieron la misma suerte.

Hoy en este rincón permanece vivo su recuerdo. Y una parada en él -en el rincón y en su recuerdo- son de las que reconfortan el cuerpo... y el alma...