blog‎ > ‎

Brujas. El Arte de dejar que el tiempo... no pase...

publicado a la‎(s)‎ 6 may. 2016 10:22 por Tadeus Zimm


Si hay un lugar en Brujas donde se puede llegar a comprender eso de que ésta es la ciudad de las mil caras, ése es el Muelle del Rosario (el Rozenhoedkaai). Observa el muelle que se ve al fondo. Casi vacío... salvo en su extremo izquierdo donde un grupo de personas parece apretujarse. Y es que ése es el punto exacto desde el que se obtiene la mejor vista de este espectacular paisaje. 

Es una de esas vistas que por sí solas merecerían el viaje... pero el Rozenhoedkaai reserva mucho más. Desde la terraza de un café, desde el fondo de una calle sin salida, desde un pequeño embarcadero de madera...Como esta propia vista, casi a hurtadillas desde el mismo "escenario", hecha de colores y de reflejos... porque los reflejos de las aguas turbias de Brujas son un universo en si mismo. Unas aguas más antiguas que las propias piedras...

Habrá visitantes que se queden absortos contemplando el paisaje desde esa pequeña esquina. Y habrá merecido la pena... Pero recorrer Brujas, no lo olvides, es dejarte atrapar por sus rincones. Por sus colores, por sus reflejos, por sus ecos... Es sentarte y dejar que el tiempo simplemente... no pase...