blog‎ > ‎

Con los cinco sentidos, en Bruselas

publicado a la‎(s)‎ 13 nov. 2015 8:35 por Tadeus Zimm


Las hojas de los árboles de Bruselas son un auténtico espectáculo en otoño. Como si fuera un guiño a la primavera que justo en estos mismos momentos se vive en el hemisferio Sur. Unos amarillos y unos rojos vivísimos se unen a toda la sinfonía de los ocres, los verdes, los granates... Una explosión de color que merece la pena vivir en directo.

Quedan un par de semanas para que los fríos de finales de noviembre dejen estos bosques vestidos de invierno y traigan hasta estas mismas laderas a pandillas de chicos deslizándose con trineos sobre la nieve. 

Mientras tanto, un paseo bajo estos árboles centenarios es toda una experiencia... entre patos, cuervos... y sobre todo cisnes... En verano un carromato te vende unos helados. Ahora ese mismo carromato te ofrece unos gofres calientes. Gofres de Lieja, con chocolate, con nata... o solos... que es como los prefieren los bruselenses. Vista, gusto, olfato, tacto, oído... Una experiencia que se vive con los cinco sentidos... Y absolutamente simple... lo que la hace perfecta...