LA GUÍA DE BRUJAS. 7


Dos tumbas y un corazón



La segunda cita en la iglesia de Nuestra Señora te lleva detrás del altar mayor. Allí están las tumbas de María de Borgoña y de su padre Carlos el Temerario. Fíjate bien porque en ellas está escrito el destino de Brujas. 

Pero la tumba de María además esconde un secreto: el corazón de su hijo, Felipe el Hermoso.



María de Borgoña es un personaje de leyenda, a pesar que murió muy joven (o tal vez también por eso). Fue Condesa de Flandes antes de cumplir los 20 años, y cinco años después moría en un accidente cuando practicaba su afición favorita: la caza con halcones. Su caballo tropezó, cayó sobre ella y le produjo heridas que acabarían con su vida unos días después.

Los libros de Historia dicen que la muerte de María de Borgoña supuso el fin del esplendor de Brujas y el comienzo de su lenta muerte. Eso ha acrecentado su leyenda.


Fue enterrada aquí, en la Iglesia de Nuestra Señora, e hicieron para ella una espléndida tumba, refinada como lo era Brujas en ese tiempo. 


Su pequeño tesoro

Hoy, el interior de esa tumba guarda un tesoro: una pequeña caja de plomo en la que está el corazón de su hijo, Felipe el Hermoso (si miras en las vitrinas que hay detrás de la tumba -o en esta foto- verás una réplica de la caja).


Felipe, como su madre, también murió joven y también se convirtió en un personaje de leyenda al protagonizar una intensa (y a veces incluso macabra) historia de amor y desamor con su esposa Juana la Loca. Felipe murió en España, en Burgos, cuando sólo tenía 27 años y acababa de ser nombrado rey consorte de Castilla


Su cuerpo padeció un largo y tortuoso viaje que duró varios meses hasta que fue enterrado en la catedral de Granada. Hoy sigue descansando allí, al lado del de su esposa, que falleció muchos años después y que nunca se desprendió de su recuerdo.


Pero, como en un guiño el destino, junto a su esposa no está su corazón. No lo estuvo en vida... ni tampoco tras su muerte.


Porque justo después de morir, sus ayudas de cámara habían extraído su corazón y, con la complicidad de su hermana, Margarita de Austria, consiguieron embarcarlo rumbo a Brujas para que descansara para siempre junto a su madre. Así llegó hasta aquí, y aquí también continúa.



Dos épocas, dos mundos

Al lado de la tumba de María de Borgoña está la de su padre, Carlos el Temerario, que curiosamente se hizo 60 años después, porque su cuerpo había sido inicialmente enterrado en Francia. 

Fíjate bien, porque esta diferencia de años se nota en las dos tumbas, y tiene más mensaje del que pueda parecer a simple vista. En ellas está escrito el destino de Brujas.





La de María representa el esplendor y el orgullo de Brujas.
Es de estilo gótico, es refinada, delicada y con una auténtica pasión por el detalle. Fíjate en los pliegues y los bordados de su vestido. Igual que ocurría en los magníficos cuadros flamencos de la época. 

La de Carlos en cambio habla de la decadencia de la ciudad. Fue encargada desde España y la pagó su tataranieto Felipe II desde El Escorial. Para entonces Brujas había perdido su libertad... aunque había contribuido a crear la dinastía más poderosa que habían conocido los siglos.

La tumba de Carlos es renacentista. Es más realista (fíjate, por ejemplo, en las venas de sus manos). Es más sobria, más austera. Eran otros tiempos y Brujas empezaba a salir de la Historia.


Con una de estas tumbas había terminado la Edad Media y con la otra estaba comenzando el Renacimiento... un mundo nuevo en el que definitivamente no iba a haber sitio para Brujas

Esplendor y muerte, las dos caras de Brujas frente a frente. Aquí mismo, al margen del tiempo.





Mapa del recorrido









Las dos puertas de Nuestra Señora

Recuerda que la Iglesia de Nuestra Señora tiene dos puertas. Las dos te llevan a la nave pero a sitios distintos dentro de ella.

* La madonna de Miguel Ángel y las tumbas de María de Borgoña y Carlos el Temerario. El acceso es por una puerta que hay en el lateral derecho de la iglesia (si miramos desde la fachada principal). Es el lateral que nos encontramos de frente si venimos desde el Minnewater. Esta parte está considerada como museo y puedes acceder con el ticket de los Museos de Brujas. Está abierto desde las 9:30 hasta las... 16:30 !!!!! Pero OJO porque cierra cada vez que hay un oficio religioso durante el tiempo que éste dura (lo indican en un cartel antes de entrar). Los domingos lo más probable es que no esté abierto antes de las 13:30. 

* El resto de la nave está abierto al culto y se puede visitar libremente si no hay un oficio religioso en esos momentos. No hay que pagar entrada. El acceso es por una puerta que hay en el lateral izquierdo de la iglesia (si miramos desde la fachada principal). Los horarios son prácticamente los mismos que para el museo; tal vez cierre un poco más tarde, pero poco.





Da una oportunidad a la magia...






flecha a la derecha



INFO PRÁCTICA