blog‎ > ‎

A veces, en invierno, se hiela nuestro lago...

publicado a la‎(s)‎ 9 mar. 2018 8:08 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 9 mar. 2018 8:19 ]


A veces, en invierno, en Bruselas se hielan los lagos de sus parques. Primero es una noche fría... Luego un día frío... Más tarde una semana fría... Frío... Frío... Ningún día se llega a alcanzar los cero grados en el momento más cálido de la jornada. "Cálido"... buen calificativo para un paseo a 2 bajo cero... Luego, de noche, serán -7, tal vez -10...

Sin embargo la vida sigue normal. El mismo abrigo, los mismos zapatos, la misma espera en la parada del autobús... el trabajo, la escuela... el mismo "Salut, François!" al comprar una barrita de chocolate en el kiosco...

Como si no fuera fantástico que ahí donde siempre hay agua, una dura capa de hielo refleje al anochecer la luz de las farolas con un brillo de metal... Como si no fuera fantástico que el frío parezca subir del suelo en lugar de estar en el aire... Como si no fuera fantástico que algún lunático haya querido caminar sobre el agua y dejar ahí sus huellas...Como si no fuera fantástica esa sensación de cuento de Navidad en pleno marzo...

Y es que, a veces, en invierno, en Bruselas se hiela nuestro lago. Y al volver a casa sacamos el teléfono y hacemos una foto. Y justo en ese momento ya lo sabes. Esa imagen y esas sensaciones no son ya el presente. Son recuerdos que para siempre van a formar parte de tu vida... De nuestra vida...