LA GUÍA DE BRUJAS. 1


A Brujas hay que llegar en tren




A Brujas hay que llegar en tren... o por lo menos comenzar el viaje por la estación. 


Los sitios hay que "leerlos" en el orden adecuado. Y siempre he pensado que aquí el orden adecuado es empezar la historia por el final.









Deja a tu espalda la estación, cruza la avenida y entra en lo que parece un pequeño parque. En unos minutos empezarás a sentir el alma de Brujas. Pero las cosas importantes requieren su pequeña parte de rito. Así que tómate este momento con calma y déjate llevar lentamente hacia la historia. Esta primera parte del camino debe ser para ti como un "túnel del tiempo". Poco a poco los ruidos de los coches van a ir quedando amortiguados y vas a empezar a oír los ecos.


Ya te darás cuenta de que Brujas es una ciudad de ecos; los de tus pasos, los de los cascos de los caballos, los de las campanas... Es una ciudad que se vive también con el oído... aunque tal vez tengas que aprender a hacerlo.



Ahora mismo estás rodeando la ciudad antigua, en busca de una puerta por donde entrar. La tapia que tienes a tu izquierda va delimitando la ciudad. Y el riachuelo que tienes a tu derecha es en realidad la circunvalación medieval de Brujas. Era un canal navegable que a la vez servía como foso. 


Las murallas se levantaban justo aquí. Y si siguieses el canal rodearías toda la ciudad.


Verás que el paseo desemboca en un pequeño puente. Crúzalo hasta la mitad.


Ahora sí. Ya estás listo para iniciar tu visita al alma de Brujas: estás en el Minnewater, y aquí comienza nuestra historia.




flecha a la derecha




Mapa del recorrido









Mapa de Brujas 1


No te equivoques de orilla

Deja la estación siempre a tu espalda. 

Llegarás a una avenida (es la circunvalación de la ciudad). Crúzala y camina unos metros hacia la izquierda.

Luego gira a la derecha y entra al paseo Begijnenvest. Pero MUCHO OJO, antes de entrar en esta especie de parque asegúrate de que has cruzado el canal.

Debes llevar una tapia a tu izquierda y el canal a tu derecha. Si llevas el canal a tu izquierda, da la vuelta, crúzalo por el puente y sigue por la otra orilla.

Llegarás al Minnewater en cinco minutos... aunque si tardas más, no pasa nada...





PUBLICIDAD 











PUBLICIDAD