GUÍA DE SEGOVIA 


0
11  Ese universo paralelo



La Plaza Mayor de Segovia es, de alguna forma, un universo paralelo. Durante la Edad Media era “el mercado”... aunque la plaza no existía como tal... o al menos tal como la conocemos hoy. Es una plaza construida en los últimos siglos, con todos los elementos del alma de la ciudad. La plaza de una discreta capital de provincia que seduce por lo que te muestra y por lo que esconde... Algo que en el fondo somos capaces de percibir... aunque no seamos conscientes de ello.

La Plaza Mayor es un lugar para ver desde fuera y desde dentro. Desde cualquiera de sus esquinas o sentado en la terraza de uno de sus cafés. Ambas son recomendables...

Es una plaza que tiene un sabor a finales del siglo XIX... Y en sí misma es una escenografía, con sus casas porticadas, su teatro, su discreto Ayuntamiento, esas dos iglesias que se asoman como de refilón, sus cafés y, en el centro, el kiosko de música. 

Aquí no hay sabor a nobles ni a palacios guerreros. Es la ciudad de esa pequeña burguesía de finales del siglo XIX y de principios del XX. Es una plaza que huele a mañana de domingo y a abrigo de estreno, a cafés en la tertulia y a vermú con seltz.

En los “tiempos gloriosos” de la Segovia medieval la plaza era mucho más pequeña porque donde hoy está el kiosko de música estaba la iglesia de San Miguel... Esa que ves hoy medio agazapada en uno de sus laterales.


No... Obviamente no se ha cambiado de sitio. La original se derrumbó oportunamente en 1532, apenas cuando comenzaban los trabajos para construir la Catedral. Así que se decidió aprovechar la circunstancia para levantarla de nuevo, pero unos metros más atrás, y así dejar espacio para hacer una plaza a la altura de la ocasión.

Entre su estilo sobrio y su ubicación descentrada, la iglesia de San Miguel casi pasa desapercibida, pero es uno de los escenarios clave de nuestra historia... y, ya con mayúsculas, de la Historia de España.

Porque fue justo delante de ella, en su atrio, donde la princesa Isabel, hermana del rey Enrique IV se proclamó reina de Castilla. Nada más tener noticia de la muerte de su hermano, la que años después habría de ser Isabel La Católica salió del cercano Alcázar donde estaba residiendo y, en un movimiento sorpresa, tomó posesión de la corona, dejando fuera de juego al “bando contrario”, los defensores de la hija de Enrique, Juana, la llamada Beltraneja.

La nueva iglesia cuenta con piedras de la antigua construcción y, si te acercas hasta su puerta, verás una leyenda que conmemora tan importantes acontecimientos.


La Catedral... y los toros

Casi en el extremo opuesto de la plaza tienes la Catedral, que también se asoma a la plaza un tanto de refilón. Ya sabes que es su fachada posterior...La más espectacular... 

Aunque deberías saber que esa vista no fue siempre tan despejada. Durante algún tiempo hubo entre la catedral y la plaza una especie de galería de piedra que mandó construir el cabildo catedralicio y que se levantó para que pudieran ver cómodamente... los toros... 

Al final, todos somos humanos...

Y es que, una vez liberada de la iglesia de San Miguel original, la nueva plaza se había convertido en el sitio ideal para todo tipo de celebraciones y actos públicos. Y en especial los lances de toros, tan populares en estas tierras. Los balcones corridos de las fachadas de la plaza van precisamente en esa misma dirección...

La idea de levantar la construcción surgió del propio Cabildo que, según avanzaban las obras de la Catedral, se encontró con que disponía de un rincón de privilegio para asistir a las celebraciones, pero en la práctica no tenía desde donde hacerlo porque la Catedral no parecía ofrecer ni el espacio... ni la conveniencia para semejante actividad.



Conseguir los permisos no fue fácil, porque el Concejo tuvo desde el principio la fina sensibilidad de darse cuenta de que semejante construcción iba a entorpecer la mejor vista de la Catedral. Sin embargo, el Cabildo acabó por encontrar el momento y la persona adecuada, y finalmente el Concejo sucumbió a las presiones y autorizó la obra.

Y ahí estuvo la galería durante algún tiempo... hasta que el sentido común volvió a imperar y se ordenó su derribo...


El Ayuntamiento

El Ayuntamiento casi se funde con las casas que tiene a los lados. Por supuesto, marca su jerarquía, pero lo hace de una forma discreta. La construcción -y el propio concepto de la plaza- fueron obra del maestro de obras de la catedral, Pedro Brizuela, el  mismo que había firmado la portada de San Frutos, que poco a poco iba encontrando la forma de expresar su visión de la arquitectura al margen de los rígidos condicionantes que encontraba en el templo.

En la mente de sus constructores estaba hacer de esta plaza una Plaza Mayor siguiendo el ejemplo de otras muy notables que había en Castilla, pero los recursos económicos iban a estar en Segovia muy lejos de aquellos otros modelos.

En cualquier caso, la nueva construcción iba a ser todo un lujo. No solo porque iba a presidir la mayor plaza de la ciudad, sino porque hasta entonces Segovia no había tenido un edificio para el Ayuntamiento. Tradicionalmente el Consistorio había celebrado sus reuniones en el atrio de la iglesia de San Miguel, y al desaparecer, había tenido que ir peregrinando de una casa a otra. Ahora podía presumir de tener un edificio “a la última”.


El Teatro Juan Bravo

En el último de los cuatro lados de la plaza encuentras el Teatro Juan Bravo. Fue el último en llegar -a principios del siglo XX- pero se funde a la perfección con el resto de sus vecinos _una iglesia gótica, la Catedral gótico-renacentista, el Ayuntamiento barroco... No lo tenía tan difícil... No había mucha armonía que respetar... 

Sin embargo, el edificio encaja a la perfección. Y su expreso deseo de “no hacer ruido”, como pidiendo perdón por estar ahí, acaba por dar a la plaza ese carácter de espacio pequeño burgués. Una construcción deliciosa en su sencillez.


Junto con el kiosco de música del centro de la plaza, son la guinda del pastel. Dos iglesias muy notables, el Ayuntamiento, el teatro, el kiosco de música, los cafés con sus terrazas... ¿Hace falta algo más para que el mundo exista...?



Continúa:  LLAVE 12.  In nomine Patris
 

flecha a la derecha








Da una oportunidad a la magia...






flecha a la derecha


Descárgate gratis