blog‎ > ‎

Aquí se publicó el primer libro en inglés... Y esto no es Inglaterra...

publicado a la‎(s)‎ 26 dic. 2014 0:09 por Tadeus Zimm

Aquí, muy cerca de estos canales, se publico el primer libro en inglés. Corría el año 1473 y Brujas (...porque esto es Brujas...) era una de las ciudades más "chic" de Europa.


El libro en cuestión no era una Biblia, como había hecho Gutenberg en Alemania, sino algo digamos más mundano e incluso... pagano... Se llamaba The Recuyell of the Historyes of Troy, y, como tal vez hayas podido deducir ya, se trataba de una recopilación de historias de la Guerra de Troya. 

Historias de peleas, de aventuras, de amoríos, de traiciones... Una de las lecturas favoritas de la refinada y lujosa Brujas de los Duques de Borgoña, y muy especialmente de su Duquesa, la inglesa Margarita de York, hermana del rey de Inglaterra, Eduardo IV

Brujas, a finales de la Edad Media, era una especie de mezcla de París y Nueva York. Una ciudad rica, emprendedora, lujosa, refinada... Un lugar que atraía a los artistas y que marcaba tendencias en toda Europa...


Una jugada maestra

William Caxton era uno  de los personajes notables de aquella "corte". Era lo que hoy llamaríamos un "emprendedor". Un comerciante, diplomático y escritor, inquieto y despierto, con buen olfato para los negocios... e inglés como la Duquesa. Caxton tenía embelesada a la alta sociedad de Brujas con sus historias. El último grito era The Recuyell of the Historyes of Troy, que él mismo había traducido del original francés escrito por Raoul Levèvre. Todos le pedían una copia de la obra... Y pronto imaginó cómo sacar partido de la situación. Hasta ese momento la forma de hacer copias de una obra era simple y llanamente copiándola a mano. Pero él había encontrado un procedimiento mucho más práctico. 

Había pasado un tiempo en Colonia y allí había conocido la imprenta de tipos móviles que había fabricado Gutenberg. Así que no lo dudo un momento. Fue a Colonia, compró lo necesario e instaló su propia imprenta en Brujas. El nuevo "invento" deslumbró a sus conciudadanos. Porque, además, la edición estaba muy cuidada. Incluso diseñó una tipografía especial, simulando la escritura gótica a mano. Tanto éxito tuvo que pronto editó nuevos libros, como The Game and the playe of the cheese (El juego y las jugadas de ajedrez), el segundo libro publicado en inglés, también traducción del francés y tampoco publicado en Inglaterra...


A la tercera fue la vencida...

Con buena visión de negocio, Caxton planificó una tirada lo suficientemente amplia de sus libros para satisfacer a la curiosa sociedad de Brujas pero también para deslumbrar a la sociedad inglesa y abrir mercado en las islas. Dicho y hecho... porque el intrépido Caxton no tardaría mucho tiempo en conseguir instalar su imprenta en el mismo corazón de Londres, en la Abadía de Westminster, donde se encargaría de publicar el primer libro en inglés hecho, ahora ya sí, en Inglaterra... Y además, "como Dios manda". Porque la obra en cuestión fue The Canterbury Tales (Los Cuentos de Canterbury), la gran obra escrita en inglés por el que está considerado como el padre de la Literatura inglesa, Geoffrey Chaucer. A la tercera fue la vencida...