blog‎ > ‎

Hay una Bruselas que huele a pueblo y suena a acordeón...

publicado a la‎(s)‎ 23 feb. 2018 8:09 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 23 feb. 2018 8:34 ]


Detrás de la fachada, siempre hay otras Bruselas... Hay una Bruselas de domingo. Que huele a pueblo y que suena a acordeón. Una Bruselas de terraza y tertulia... De cerveza y café. Da igual que sea invierno... Sin coches y sin prisas... De obreros y de hipsters. De calles empedradas que no necesitan tener una playa debajo... Una Bruselas que nace y que muere cada día... Sin más... y sin menos... Que no pretende descubrir el mundo... y que tampoco quiere ser descubierta... O sí... Con una condición: que no la visites, sino que te conviertas en un personaje más de esta historia.

Es la Bruselas de Les Marolles, el barrio del mestizaje, del Mercado de las Pulgas, de los anticuarios... y de los "viejiarios"... Un mundo de olores, de sabores, de sonidos... Un universo en sí mismo, con un idioma propio, al lado de todo y casi al margen de todo...

Hay una Bruselas que no sale en las noticias... ni puñetera falta que le hace...