GUÍA DE AMSTERDAM.  El Gusto por la Vida


11. De Pijp. Un sabor a "Barrio Latino"



De Pijp (“La Tubería”) es un antiguo barrio obrero de comienzos del siglo XX, que hoy se ha reconvertido en lugar de moda para artistas, estudiantes, bohemios y alternativos ilustrados. 150 nacionalidades. Su edificio más representativo ya da un poco cuenta de lo que es el barrio. No es una iglesia ni un museo propiamente dicho. Es la antigua fábrica de la cerveza Heineken..  


Hoy la cerveza ya no se fabrica aquí, y el lugar se ha transformado en en un museo/espacio lúdico en torno a la marca de cerveza, la “Heineken Experience”.

El hecho en sí no tendría mayor importancia si no fuera porque el edificio de alguna forma actúa como tótem de bienvenida al barrio que tiene detrás. Unas cuantas calles llenas de bares y restaurantes de todas las partes del mundo, y el mayor mercado callejero de la ciudad: el Albert Cuyp Market, todo dominado por el sabor y el aroma que dan esa espectacular mezcla de culturas. Sabor y aroma, que en este caso están lejos de ser una mera metáfora. Porque aquí el ambiente se saborea y se huele... literalmente...


 

Aquí la arquitectura en sí no es protagonista. El barrio es una creación de finales del XIX, una expansión de la ciudad para clases no demasiado adineradas. Pero aún y así tiene su aquél... y en el fondo no extraña que ejerza esa atracción.


Mercados, cervezas y pintores

Un siglo después, a finales del siglo XX empezaron a llegar al barrio nuevos habitantes, y hoy De Pijp es una mezcla de culturas y nacionalidades, que han llevado a llamarlo el Barrio Latino de Amsterdam. Esta amalgama alcanza su máxima expresión de lunes a sábado en el mercado Albert Cuyp (por cierto, en la calle Albert Cuyp). Ropa, objetos de todo tipo, y comida de casi cualquier parte del mundo. Es el mercado ambulante más grande de la ciudad y sin duda el que tiene más sabor y color.


 


El barrio presume además de tener la más alta concentración de bares y restaurantes de toda la ciudad. Tal vez sea exagerado, pero los vas a encontrar especialmente en la calle del mercado (Albert Cuypstraat) y en las cercanas Ferdinand Bolstraat, Gerard Doustraat y plaza Marie Heinekenplein. El ambiente dependerá lógicamente del momento del día...




La plaza de Marie Heineken (o Marie Heinekenplein) no la vas a encontrar en el mapa. Es un amplio espacio moderno situado justo detrás de la antigua fábrica de cerveza, y de hecho en su momento formaba parte de las dependencias de la fábrica. Su mayor atractivo, los bares... como el barça... y sus terrazas con sus bancos corridos.

Por cierto, que lo del nombre de esta plaza no deja de tener su cierta gracia. Desde el principio se pensó que había que darle nombre especial. En un primer momento se pensó en llamarla plaza de Nelson Mandela, pero justo en aquel momento, su esposa Winnie tenía unos problemas con la justicia y no parecía muy oportuno. Y... bueno... Mandela... aunque ya era un mito... todavía estaba vivo...

Se pensó en llamarla Plaza Heineken... por razones obvias... pero la legislación de la ciudad prohibe dar a las calles nombres comerciales, y tampoco pudo ser... Así que no hubo más remedio que poner el genio de Amsterdam a funcionar...





Todas las calles del barrio tienen nombres de pintores, así que lo más oportuno era encontrar un pintor digno de “convertirse en plaza”. Et Voila! que dirían los franceses... se obró el milagro. Resulta que el fundador de Heineken tenía una sobrina que había tenido un pequeño reconocimiento como pintora de cuadros de flores. No parecía que fuera a pasar a las páginas de oro de la Historia, pero tenía dos virtudes esenciales para el caso: era pintora y se llamaba Heineken.

Así que, aunque parezca que esta plaza tiene nombre de cerveza, en realidad tiene nombre de pintora... ¿o era al revés?... Bueno... da un poco igual... A fin de cuentas ¿el río de la ciudad no se llama Amstel...?




Así, entre compras, tapas y copas termina este viaje por el fabuloso Reino del Gusto por la Vida.

Para enlazar con tu siguiente destino tienes que desandar parte del camino. No es mucho. Tienes que volver a la zona de Leidseplein. Puedes tomar un tranvía... o si lo prefieres, estirar un poco más este mundo hedonista y regresar por la orilla opuesta del canal... una zona a la que le gusta deleitarse en los pequeños placeres de la vida... Y donde hasta la antigua fábrica de Heineken, vista desde aquí, parece habitar en un mundo de ensueño...





El Mapa del Recorrido

PINCHA EN LOS MAPAS PARA AMPLIARLOS     Mapa de Amsterdam 11

Un plan para el sábado...


Mapa de Amsterdam 11

Mapa de Amsterdam 11-2
La visita a De Pijp bien puede comenzar en la Heineken Experience, en Stadhouderskade 78, junto al canal. Aunque no la visites, es un punto de referencia fácil.

Desde ahí, el primer objetivo es el mercado de Albert Cuyp. Está en la calle del mismo nombre (bueno, Albert Cuypstraat, porque en holandés la palabra calle -straat- va incluida al final del nombre). El mercado se celebra en el tramo de la calle entre Van Woustraat y Ferdinand Doustraat. Así que éstas son las nuevas referencias.

Abre de lunes a sábado entre las 9,30 y las 5. El día más animado es el sábado.

Luego, una breve "marcha atrás" por Gerard Doustraat hasta la placita, y ya después a buscar la plaza de Marie Heineken (Marie Heinekenplein, por aquello de que la palabra plaza -plein- va al final del nombre). La plaza, que ya sabes que no existía cuando se hizo el mapa, la encuentras ahí donde la calle Quellijnstraat se une con Ferdinand Bolstraat.

Para salir de la zona, cruza el canal por el puente que hay frente a la antigua fábrica Heineken y continúa hacia la izquierda por la orilla. Acabarás pasando frente al Rijksmuseum (ya lo ves desde aquí) y luego llegas a Leidseplein para empezar el próximo recorrido.



Da una oportunidad a la magia...






flecha a la derecha