LA GUÍA DE BRUJAS. 14


Aquí nació Wall Street




Pues sí, la Bolsa de Valores nació en Brujas. Y lo hizo justo delante de la casa que ves en la foto. Fue en el siglo XIII. ¿Quieres ampliar la imagen? Pues ven al barrio de las finanzas.











Sal del Markt por la calle Vlamingsstraat. Estás entrando en el barrio financiero medieval. Así como el Markt era la plaza del comercio, la zona donde estás era la de las finanzas. 

En esta parte de la ciudad vas a perder un poco el ambiente que has estado respirando en tu recorrido por Brujas. Hay más construcciones contemporáneas y el tráfico, aunque no excesivo, sí se deja notar más. Pero no te dejes distraer por los ruidos, porque la esencia continúa viva.



Bienvenido a la "City"

En el número 35 de esta calle Vlamingsstraat tienes la imagen de la foto. La casa que tienes en el centro es la casa Ter Beurze

En sus bajos tenía una posada que es historia viva de la economía mundial (es la puerta que hay a la izquierda de la entrada principal). Acércate y lee la inscripción: "Ter Buerse 1276".

Pues bien, en esa taberna y en la plaza que hay delante se reunían los mercaderes desde el siglo XIII para comprar y vender títulos y otros instrumentos financieros.

Aquí, pues, nació la Bolsa, y de ahí, de Ter Buerse, simple y llanamente, le viene el nombre.
En este barrio se concentraban las oficinas de los comerciantes extranjeros, así como las embajadas comerciales de las diferentes naciones.

Era la auténtica "City". No es casualidad, por tanto, que una de las más importantes delegaciones comerciales estuviese precisamente en el edificio que hay junto a la casa Ten Beurze. El edificio que tienes a la izquierda de la foto era la casa de la pujante República de Génova.

Hoy el edificio tiene un uso tal vez menos distinguido pero no menos representativo de la cultura local. Es ¡¡el museo de la patata frita!! Bueno... es otra interesantísima opción cultural y financiera...



El corazón del puerto

A través de la calle de La Academia llegamos a la plaza de Van Eyck (Jan Van Eyckplein). Estás en lo que una vez fue el corazón del puerto de Brujas.

En el centro de la plaza está el monumento a Jan Van Eyck, el gran creador de la pintura flamenca. Tal vez recuerdes la Adoración del Cordero Místico (que bajo ningún concepto debes perderte cuando vayas a Gante), o el Matrimonio Arnolfini que hay en la National Gallery de Londres

Jan Van Eyck es sin duda una de las grandes figuras de la pintura universal. Y, aunque no había nacido en Brujas, al igual que había pasado con Luis Vives, hizo de ésta su ciudad.

Curiosamente ambos -Jan Van Eyck y Luis Vives- de alguna forma compartieron destino. Ambos fueron enterrados con grandes honores en la Catedral de San Donaciano, y con el paso del tiempo sus tumbas desaparecieron a la vez, junto con la propia catedral, cuando ésta fue destruida por los franceses en 1799.






      

Verás que a la espalda de Jan Van Eyck empieza un canal. Son los muelles principales del puerto de Brujas

Desde aquí los barcos salían directamente al mar, a través de la cercana localidad de Damme.

Esta plaza era un absoluto frenesí de actividad. Todos los edificios que la rodeaban estaban relacionados con el comercio y las finanzas
. Míralos con detenimiento porque es un lugar realmente importante.

 


La Logia de los Burgueses... y el oso

El edificio más sobresaliente de la plaza es la Logia de los Burgueses, el lugar en el que los ricos burgueses de Brujas se reunían con los comerciantes extranjeros para hacer sus negocios. Es el edificio que tiene la torre.

Posiblemente te haya llamado la atención una curiosa escultura de un oso en la esquina de una de sus fachadas. Pues bien, rinde homenaje al primer habitante de Brujas, que según la tradición fue un oso

Según cuenta la leyenda, cuando Balduino I llegó a estas tierras allá por el siglo IX para levantar su fortaleza contra los vikingos, la zona estaba habitada por un oso, al que tuvo que enfrentarse y al que mató con una flecha.

No es ni mucho menos la primera vez que en las tradiciones medievales aparece la figura del noble dando muerte a un oso (... o incluso a la inversa...). 

Sea como fuere, el hecho es que el oso pasó a formar parte del escudo de Brujas. Y esta pequeña escultura, que no podemos negar que es un tanto peculiar, se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la ciudad.

Siguiendo con la plaza, en el lateral izquierdo -si das la espalda a la Logia de los Burgueses- verás la pequeña Casa del Peaje. Aquí se cobraran los impuestos por las mercancías que entraban en la ciudad. Justo enfrente está la mayor casa medieval de Brujas.


De vuelta

Aquí termina tu visita. Desde aquí puedes volver al Markt por donde has venido o, si a estas alturas ya prefieres deambular y fundirte con la ciudad puedes tomar la orilla derecha del canal, porque acabarás en el romántico Grasenrei (el muelle de los puentes). 

Eso sí, si sigues por el canal no te olvides de mirar de vez en cuando hacia atrás. La imagen de la plaza según te vas alejando, con la Logia de los Burgueses al fondo, es como para hacer el viaje de espaldas...






Mapa del recorrido








Mapa de Brujas 14


El barrio de las finanzas

En el Markt, camina alejándote del Belfort y entra a la calle Vlamingsstraat

En el número 35 tienes Ter Buerse.

Luego toma por la calle que sale justo enfrente y llegarás hasta la plaza Van Eyck y los antiguos muelles.

Para regresar, toma el camino a la inversa.

Y recuerda que, desde la plaza Van Eyck, si sigues adelante por la orilla derecha del canal, llegarás al Groenerei, el Muelle Verde, el de los puentes...


Da una oportunidad a la magia...






flecha a la derecha



INFO PRÁCTICA












PUBLICIDAD