GUIA DE AMSTERDAM. 


18. EL FIN DE LA HISTORIA. Las llaves de Nunca Jamás



El juego está a punto de terminar... Liberado ya de sus reglas, tal vez sea tiempo de que vayas a hacer compras en la concurrida Kalverstraat... o te embarques en un "crucero por los canales... o te sientes en un café a hacer balance de lo vivido... o simplemente regreses a... sí... justo ahí.... Amsterdam siempre te depara un poco más...

Y luego, no olvides volver a Plaza Dam para obtener tu merecido título de ciudadano del reino... Ahora ya estás en condiciones de descubrir el secreto de este País de Nunca Jamás.


Vuelve a mirar las fotos de esta guía. Fíjate bien. Verás que en ellas no hay sólo monumentos, calles y canales... Hay gente... 

¿Las has mirado bien?... Vuelve a hacerlo.  Porque verás que no sólo hay gente... Hay historias... 

Esas fotos son en realidad pequeños instantes de una gran historia que se está desarrollando todo el tiempo delante de ti.


 


Nadie posó... Ninguna foto fue preparada... Son retazos de una historia que se "escribe" en el mismo momento en que la estás viviendo. 

Y es que aquí, en Amsterdam, las personas forman también parte de la historia... Tú mismo formas parte de la historia... 

Es más... la historia sólo es posible porque tú estás en ella.

Y aquí, precisamente, es donde reside el secreto de este País de Nunca Jamás. 



Un mundo que vive porque tú lo vives

Este mundo que has estado recorriendo es probablemente un lugar distinto a todos los que hayas conocido antes. Es, en cierta forma, como si hubieras estado recorriendo un mundo de fantasía... Pero no te engañes... aquí la magia no le viene de sus piedras... ni siquiera de sus historias... 

La verdadera razón por la que este mundo puede existir es porque lo siguen haciendo realidad cada día las miles de personas que transitan por él. Las que viven aquí y las que vienen de visita... sin distinción alguna... Las fotos te lo demuestran... Unos y otros son personajes de una misma historia que renace cada día.





Hace cien años las vivencias eran unas; en los 70 fueron otras; hoy son otras, dentro de cien año serán otras... pero siempre habrá aquí un País de Nunca Jamás absolutamente vivo que seguirá fascinando a quienes lo visiten.

El juego... el juego del viejo mapa no es un simple pasatiempo... es el ingenioso artilugio que ha creado esta ciudad mágica para atraerte, para hacer que te conviertas en un personaje de su historia... para así seguir viviendo... sin envejecer... para siempre... ajena a las reglas que dominan en todos los demás lugares...

Tú vives la magia pero también ayudas a crearla... parece un trato justo...

Así que si después de tu viaje sientes que esta ciudad te ha atrapado, ya sabes cuáles han sido sus artes. Es porque tiene la receta para crear un universo mágico a través de las personas que la visitan cada día, pero... por encima de todo... porque luego, cuando ya se hayan marchado, es capaz de hacer que ese mundo siga vivo en el interior de cada una de ellas

Cuando camines por la calle Damrak camino de la Estación irás dejando detrás de ti ese País de Nunca Jamás. Cuando el tren haga sonar su silbato habrás empezado a volver a la realidad. Pero serás distinto de cuando llegaste. Porque ahora ya sabes que el País de Nunca Jamás existe... y tú llevas las llaves que abren sus puertas.







 Una historia de Tadeus Zimm © 2014




Da una oportunidad a la magia...






flecha a la derecha