blog‎ > ‎

Atardecer en Brujas

publicado a la‎(s)‎ 15 abr. 2016 11:04 por Tadeus Zimm   [ actualizado el 15 abr. 2016 11:11 ]


Hacía tiempo que no paseábamos por el Muelle del Rosario de Brujas al atardecer. Esa hora un poco a mitad de todo, en que el sol ha empezado a irse, las luces han empezado a encenderse... y los visitantes del día han empezado a marcharse. Si tienes la ocasión de dormir una noche en Brujas, tal vez sientas que ése es un momento extraño, como si la vida se fuese de la ciudad. Uno llega a estar tentado a pensar en lo larga que puede hacerse el resto de la tarde hasta la hora de ir a cenar... sin nada especial que hacer y sin gente por la calle.

Sin embargo, cuando empiezas a distinguir el eco de tus pasos en las calles por las que caminas, te das cuenta de que no hay marcha atrás, que vas a vivir uno de los momentos mágicos que reserva esta ciudad a quienes están dispuestos a entrar en el juego. Un momento en el que casi cualquier historia puede ser posible. Y, cuando te quieres dar cuenta, sientes como si estuvieses en el interior de una novela negra... o de misterio... o de espías... o de amor... que cada cual tiene sus propios fantasmas...

Alguien me dijo en una ocasión que lo que ocurre en realidad es que estás un poco dentro de ti mismo. Y eso fascina... y a veces asusta...

El caso es que hacía tiempo que no paseábamos por el Muelle del Rosario de Brujas al atardecer... y hemos querido compartir ese momento contigo...